CONTROL PLAGA ACAROS VALENCIA Y TRATAMIENTOS EFECTIVOS.

¿Necesitas una empresa de control plaga ácaros Valencia?, desde Teidesa disponemos de tratamientos personalizados en función del grado de infestación. Nos comprometemos a la erradicación con garantía de tratamiento.

Biología de los ácaros en Valencia.

 

Descripción.

La mayoría de los ácaros son diminutos y alcanzan unos pocos milímetros de longitud, los ácaros adultos suelen medir entre 0´5 y mm. Las formas más grandes son las garrapatas que, cuando están repletas por la sangre ingerida, llegan a alcanzar hasta 3 cm de longitud. La forma de su cuerpo es muy variada, así como su color.

Ciclo de vida.

Viven entre dos y tres meses, en los cuales realizan una o dos puestas de huevos, las cuales suelen contener entre 20 y 40 huevos. Los huevos depositados sufren un proceso de transformación, pasando por una fase de larvas, hasta transformarse en adultos. Aunque cabe decir que estos periodos varían mucho de una especie a otra.

En general los ácaros precisan para mantener su ciclo vital normal una humedad relativa del 65-80% y una temperatura de 20-30°C.

Hábitos.

Los ácaros tienen hábitats muy diversos y han colonizado casi todos los ambientes, de modo que se encuentran distribuidos por todo el mundo. La alimentación de los ácaros varía mucho entre las numerosas especies, pudiendo encontrarse especies que se nutren de plantas hasta otras que se alimentan de restos de piel humana.

Motivos para el control plaga ácaros Valencia.

 

Daños a la Salud.

Algunos ácaros tienen impactos negativos al ser parásitos de plantas, de animales y del ser humano (como el ácaro arador de la sarna o el ácaro del polvo (Dermatophagoides farinae)) causante de alergias.

Daños Económicos.

Desde el punto de vista económico, muchas especies de ácaros pueden llegar a constituir verdaderas plagas de cultivos y de productos almacenados, tanto al alimentarse directamente de éstos como al transmitir virus vegetales.

Daños al Medio Ambiente.

En el caso de los cultivos, los ácaros causan daños mecánicos (al alimentarse de la planta), químicos (disminuyen el contenido de compuestos como la clorofila o el nitrógeno de la planta) y fisiológicos (alterando los procesos de transpiración y fotosíntesis de las plantas).

 

 

 

 

Comparte: